El reciente aumento de las infecciones genitales por el Virus del Papiloma Humano (VPH) ha aumentado el número de colposcopias necesarias para el diagnóstico precoz del cáncer de cuello uterino, que en la mayor parte de los casos está producido por este virus.

Nuestras compañías












La colposcopia es el estudio microscópico del cuello del útero, vagina y vulva con el objetivo de detectar lesiones sospechosas de displasia y/o cáncer, para tomar citología y/o biopsia con mayor precisión.

La colposcopia se realiza con un instrumento que se llama colposcopio, que es un aparato con luz y un sistema de lentes de aumento que permite obtener imágenes ampliadas de las zonas que se estén estudiando y, por tanto, la toma de biopsia con mucha exactitud. El ginecólogo debe mirar a través de las lentes y estudiar todo el área genital. A veces, es necesaria la tinción con ácido acético, lugol, y otras tinciones, para el estudio de las lesiones.

La prueba se realiza como una exploración ginecológica y el ginecólogo estudiará los órganos genitales a través de la óptica del colposcopio.

Los colposcopios se han desarrollado mucho en los últimos años, pues era necesario obtener un sistema fidedigno para la detección precoz del cáncer de cuello de útero. En CARE Clínica Ginecológica disponemos del más avanzado sistema de colposcopia, de fabricación y óptica alemanas, con 5 grados de aumento y regulación fina del sistema de lentes.

La colposcopia debe ser realizada exclusivamente por ginecólogos específicamente entrenados para ello. En CARE sumamos un completo sistema de colposcopia con la amplia experiencia de los profesionales que lo realizan. Esto permite que aumente la fiabilidad de la técnica hasta los estándares máximos demostrados por la medicina basada en la evidencia.

Preguntas más frecuentes

  • ¿Para qué sirve?
    La colposcopia sirve para detectar lesiones precancerosas producidas por el virus del Papiloma Humano (VPH). Se sabe que estas lesiones pueden evolucionar a cáncer con mayor o menor probablidad dependiendo de la gravedad de las mismas.
    Las lesiones provocadas por el VPH no dan síntomas, por lo que la mujer no puede darse cuenta de si está afectada o no por el virus. La citología es un buen método para detectar estas lesiones, pero la mayor parte de las veces es necesaria la colposcopia para definir el grado exacto de la lesión, evaluar la extensión de la misma y valorar el tratamiento. La colposcopia también es necesaria a veces para detectar lesiones que no se manifiestan claramente en la citología.
  • ¿En qué casos se realiza la colposcopia?
    1. Mujeres que acuden a revisión ginecológica por primera vez y han iniciado ya sus relaciones sexuales.
    2. Mujeres con resultado anormal en la citología (ASCUS, displasia, etc.) y/o determinación positiva de VPH.
    3. Control de lesiones ya tratadas (antecedente de displasia y/o cáncer de cuello del útero vagina o vulva).
    4. Cuando existen lesiones externas (condilomas, verrugas, úlceras, excoriaciones, etc.)
  • ¿Cuánto dura la prueba?
    Entre 5 y 10 minutos.
  • ¿Es dolorosa?
    La colposcopia no es dolorosa, pues consiste exclusivamente en mirar a través de la óptica del colposcopio. En el caso de que haya que hacer toma de biopsia sólo se nota una leve molestia, no mucho más que la toma de una citología, que por supuesto, no requiere anestesia.
  • ¿Tengo que quedarme ingresada?¿Necesito reposo posteriormente?
    No, la colposcopia se realiza en consulta. Después de la exploración la paciente podrá llevar su vida habitual sin restricción alguna a excepción del uso de tampones y coito durante la primera semana para evitar infecciones.
  • ¿Qué complicaciones puede tener?
    La colposcopia no tiene ningún riesgo, salvo un mínimo porcentaje de casos en los que pueda haber alergia al ácido acético. En el caso de que se tome biopsia la mujer puede observar un leve manchado durante uno o dos días después de la colposcopia.